domingo, enero 17, 2021
Home > Curiosidades > QUIERES TENER CÁNCER ? TE DEJO 9 ALIMENTOS QUE TE AYUDARÁN A TENER UNO.

QUIERES TENER CÁNCER ? TE DEJO 9 ALIMENTOS QUE TE AYUDARÁN A TENER UNO.

Según la OMS, el cáncer  mata cada año no menos de 15 millones de personas, una víctima cada 2 segundos, a medida que el cáncer se convierte en una enfermedad cada vez más frecuente, una de las principales causas que se encuentran dentro de las sospechadas, es nuestra forma de vida incluida nuestra  dieta de hecho, se ha demostrado que muchos productos alimenticios aumentan significativamente el riesgo de cáncer.

¿Pero cuáles son los alimentos que promueven el cáncer?  Acá te revelaremos 9 de los alimentos más cancerígenos, lo cuales tenemos que limitarnos lo más que se pueda.

¿CUÁLES SON LOS ALIMENTOS MÁS CANCERÍGENOS Y QUE ESTAN DENTRO DE LOS MAS SOSPECHOSOS?

1. CARNES PROCESADAS

Las carnes procesadas durante mucho tiempo han sido susceptible de ser cancerígeno desde ahora, numerosos estudios científicos han podido demostrar una correlación positiva entre el consumo de carne procesada y el riesgo de cáncer. La Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC), que ha compilado una lista de las sustancias más cancerígenas, también ha clasificado el consumo de carne procesada como ciertos carcinógenos (IARC grupo 1).

La carne procesada favorece así el desarrollo del cáncer colorrectal, también se ha observado una asociación con el cáncer de estómago, pero los datos son insuficientes.

¿Qué es la carne procesada? Según la OMS, la carne procesada es “cualquier carne procesada mediante salado, maduración, fermentación, ahumado u otros procesos utilizados para realzar su sabor o mejorar su conservación”. Ejemplos: productos hechos de embutidos (jamón, salchichas, embutidos), carne enlatada (patés), carne picada si están conservados químicamente, etc.

Consejo: El  Fondo Mundial para la Investigación contra el Cáncer recomienda no consumir carne procesada. Le recomiendo que los evite lo más posible conservándolos para un consumo excepcional (máximo 1 vez por semana).

2. CARNE ROJA

La carne roja ha sido clasificado por la IARC como probablemente carcinógeno para los seres humanos (Grupo 2A IARC). De hecho, se ha observado una asociación positiva entre el consumo de carne roja y el cáncer (de colon, recto, páncreas o próstata).

¿Qué es la carne roja?  La carne roja incluye todos los tipos de carne derivados de tejido muscular de mamíferos como la carne de res, ternera, cerdo, cordero, oveja, caballo y cabra.

Consejo: Cada vez más profesionales de la salud recomiendan reducir significativamente el consumo de carne, incluida la carne roja, se recomienda el consumo de carne roja una vez a la semana, excepto en casos de anemia y riesgo potencial de deficiencia de hierro (niños, adolescentes, mujeres asentadas), pero a un así se la puede reemplazar con la Spirulina en polvo la cual contiene bastante hierro mas que la carne misma.

3. BEBIDAS ALCOHÓLICAS

El alcohol es considerado un carcinógeno  conocido  (IARC grupo 1). Se cree que es responsable de ciertos cánceres, como el cáncer del tracto aerodigestivo superior, el esófago, el hígado, la mama o incluso el colon y el recto.

¿Qué alcoholes favorecen más el cáncer? : Ningún tipo de alcohol tiene más riesgo que otro por encima de todo, es la cantidad de alcohol puro consumido lo que lo pone en riesgo de desarrollar cáncer.

Consejo: Debido a sus efectos en la salud, se recomienda encarecidamente reducir lo más posible el consumo de alcohol, tanto en cantidades como en frecuencia.

4.  BEBIDAS MUY CALIENTES

¿Sabía que beber demasiado té puede causar cáncer de esófago? De hecho, las bebidas demasiado calientes han sido clasificadas como carcinógenas para los seres humanos por IARC (Grupo 2B). Promoverían el carcinoma de células escamosas.

Consejo: Nos tomamos el tiempo de tomar las bebidas calientes preferidas (té, café etc.) es recomendable asegurarnos de ajustar la temperatura de la bebida si es necesario.

5. ALIMENTOS COCINADOS A ALTAS TEMPERATURAS.

El horneado de alta temperatura o la cocción de alimentos  en contacto directo con una llama o una superficie caliente, promueve la formación de compuestos químicos carcinogénicos. Pensamos en la barbacoa, pero no olvides también que cocinas con la sartén que te permite asar por lo tanto, el uso frecuente de estos métodos de cocción puede contribuir a una mayor exposición al riesgo de cáncer.

Consejo: Intercambiamos los métodos de cocción a alta temperatura y los sustituimos por métodos de cocción más suaves y más amigables con los alimentos (cocción al vapor, al horno, baño maria …).

6. FRUTAS Y VERDURAS NO ORGÁNICAS

Las frutas y verduras que no son de la agricultura ecológica  están expuestos a muchas sustancias químicas que se encuentran en nuestro plato que luego están como residuos: como ser los pesticidas y otros fertilizantes químicos utilizados por los agricultores para aumentar su rendimiento y productividad; Agentes químicos ya presentes en el medio ambiente procedentes de suelos y aguas contaminados (por contaminación, residuos industriales, instalaciones químicas, etc.).

Aunque el riesgo de cáncer de alimentos no orgánicos no se ha demostrado claramente, estudios serios muestran una  disminución del 25% en el riesgo de cáncer entre los consumidores “regulares” de alimentos orgánicos (4).

Consejo: La mejor manera de limitar nuestra exposición a los residuos de pesticidas químicos sigue siendo elegir productos de la agricultura orgánica en los que los pesticidas sintéticos están prohibidos.

7. PRODUCTOS REFINADOS

La refinación altera la comida tanto que también afecta el riesgo de desarrollar cáncer, de hecho se debe saber que los productos refinados a menudo se agotan en nutrientes: vitaminas, minerales o fibra, cuyo efecto protector sobre el desarrollo del cáncer ya está comprobado.

Además, los productos refinados a menudo se benefician de la adición de conservantes o aditivos que  pueden aumentar el potencial de los alimentos como carcinógenos.

Consejo: Evitemos lo más posible los productos refinados y nos aseguremos de tener un consumo suficiente de fibras.

8. UN CONSUMO DEMASIADO RICO EN AZÚCAR.

Al aumentar el riesgo de sobrepeso y obesidad, una dieta con alto contenido de azúcar (incluidos los azúcares malos: azúcares agregados, productos dulces, etc.) contribuye indirectamente al riesgo de cáncer.

Consejo: Reducir el consumo de azúcar las bebidas y productos dulces ayuda a tu organismo a limitar el consumo excesivo de calorías “vacías” en nuestra dieta, lo que limita nuestra exposición a enfermedades relacionadas con el sobrepeso y el alcohol, la obesidad de la que el cáncer también forma parte.

9. PECES CULTIVADOS

Nutricionalmente más interesante que las carnes, el pescado fue considerado durante mucho tiempo uno de los símbolos de una dieta saludable. Las cosas han cambiado desde que sabemos que los peces están en gran parte contaminados por diversas sustancias sospechosas altamente cancerígenas (PCB, mercurio, metales tóxicos, antibióticos).

Consejo: Limita el consumo de pescado graso (con mayor riesgo) a una vez por semana como máximo, también nos preocupamos por favorecer a los peces de la cultura orgánica y favorecemos a las especies “pequeñas”.

EN RESUMEN

Si bien algunos tipos de cáncer tienen orígenes genéticos que no podemos afrontar, nuestro estilo de vida y nuestra dieta son factores que tenemos en nuestras manos. Depende de nosotros cambiarlos para cuidar nuestra salud.

Si nuestra dieta necesita ser revisada para limitar nuestra exposición al cáncer, no olvidemos que la falta de actividad física (estilo de vida sedentario), el sobrepeso o la obesidad son tantos factores de riesgo en los que se basa es muy importante tomarlo en cuenta.

Fuente: docteurbonnebouffe.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *